Reflexión para construir una visión de futuro
16872
post-template-default,single,single-post,postid-16872,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Reflexión para construir una visión de futuro

Reflexión para construir una visión de futuro

Muchas de las actuaciones municipales se centran en acciones parciales para resolver problemas que reivindican las sensibilidades sociales más activas o cercanas ideológicamente al gobierno municipal desde perspectivas muy cortoplacistas.

Cambiar el paradigma y observar el territorio desde una perspectiva a más largo plazo permite focalizarse en las soluciones en lugar de en los problemas, y que interesante puede ser si la iniciativa se canaliza en impulsar un proceso de reflexión participado por todas las sensibilidades económicas y sociales, implicando conocimiento y talento.

Vivimos en un mundo globalizado, donde la influencia de decisiones lejanas que no controlamos, la velocidad con la que cambia el mercado y el desarrollo de la tecnología nos mantienen en una incertidumbre que a veces nos hace conformistas. Como si no fuéramos capaces de influir en nuestro propio destino nos refugiamos excesivamente en las amenazas ignorando nuestra gran capacidad para aprovechar este escenario si somos capaces de mirar a la cara a las oportunidades.

Este es un modelo que hemos diseñado para los territorios inspirados en nuestras actuaciones en empresas y que ayuda a dar los primeros pasos para construir una visión ambiciosa de futuro.

1er paso. Reflexión, desde donde partimos.

En una primera etapa nos interesa atraer e implicar a los sectores económicos, motores de crecimiento, agentes de innovación y emprendedores, relacionados con el territorio para reflexionar juntos sobre las áreas de mejora, fortalezas,  oportunidades y amenazas que influyen en el territorio, con la finalidad de determinar su grado de competitividad y atractividad. Ello nos ayuda a tener una fotografía de la realidad actual y del tipo de estrategia que deberíamos tener de acuerdo a la criticidad de la situación.

2º paso. Cuatro miradas para crecer.

Apostamos por una participación abierta y proactiva de la ciudadanía, sumar la mayor diversidad de perspectivas y sensibilidades,  para aflorar las oportunidades que los recursos y el talento de nuestro territorio nos ofrecen. Participar exige de responsabilidad, humildad, capacidad de escucha y disponibilidad para trabajar, y estas son condiciones para exigir un compromiso de trabajo efectivo.

Impulsamos varias mesas de trabajo que se dinamizan con herramientas y enfoques de la Metodología de Marco Lógico y que abordan el crecimiento desde cuatro perspectivas que permiten “encajar” la participación de los diferentes actores desde la sensibilidad con la que más se identifican:

  • Motores de CRECIMIENTO ECONÓMICO.
  • Desarrollo Social y del Empleo para un CRECIMIENTO INTEGRADOR.
  • Recursos del Territorio para el CRECIMIENTO SOSTENIBLE.
  • Innovación y oportunidades de CRECIMIENTO INTELIGENTE.

 

3er. paso. Visión, a donde queremos ir.

El resultado nos dibuja una visión ambiciosa, un objetivo a largo plazo y unas grandes líneas estratégicas que van a ser la brújula que nos guie para seguir caminando. Es ahora cuando empieza el trabajo, cuando iniciamos el desarrollo de un Plan Estratégico para el Crecimiento y el Empleo.  

Sin comentarios

Publicar un comentario